Autor: Aida Navalon

Compras compulsivas: Renovación, búsqueda de satisfacción inmediata e impulsividad

Estamos de nuevo al comienzo de un nuevo curso y es costumbre que en este momento se planteen nuevos comienzos, retos y própositos. Desde las grandes superficies nos transmiten el mensaje de que para llevar a cabo lo que nos proponemos, necesitamos sin duda, equiparnos bien, adquirir productos nuevos, libretas en blanco para poder comenzar a escribir de nuevo nuestra historia y sentir que la controlamos.

Y ese mensaje nos llega, porque muchas veces lo necesitamos, Necesitamos creer que hay soluciones tan fáciles como cambiar de abrigo para que elementos que no funcionan o que no encajaban empiecen a encajar en este nuevo comienzo.

De hecho, ¿quién no ha comprado algo alguna vez y ha sido un gran acierto? y nos puso en el foco de mira de los demás o ha durado tanto, o ha sido tan bonito, o tan barato que podemos decir que fuimos más listos que nadie comprandolo. De las veces que no compramos tan acertadamente, el olvido dio cuenta de ellas.

La impulsividad es un rasgo de personalidad que nos lleva a actuar sin reflexión previa, y que en muchas ocasiones nos lleva a tener conductas que no nos sientan bien pero que realizamos sin conciencia, como en bucle, obteniendo una satisfacción inmediata. Las conductas impulsivas más comunes tienen que ver con la comida, el sexo, situaciones de riesgo, agresividad, etc. y entre ellas también aparecen también las compras compulsivas.

Una compra es compulsiva cuando se realiza sin premeditación y sobretodo para manejar una carga emocional, como puede ser la ansiedad o la necesidad de obtener una recompensa inmediata. Estas compras pueden volverse un problema cuando empiezan a repercutir en la vida de la persona, por ejemplo desbordando los gastos cotidianos, pero también interfiriendo en las relaciones sociales u ocupando un tiempo excesivo en la actividad diaria de la persona. Estas consecuencias más sutiles de la conducta, a veces no se plantean como un problema inmediato, pero tienen implicaciones a medio y largo plazo, incluso en la autoestima de la propia persona.

Si quieres saber más sobre este tema, no tengas incoveniente en contactarnos, tenemos experiencia en ello y sabemos como manejarlo.

Halloween: La fiesta del miedo

Estamos de celebración de una fiesta  cada vez más común y arraigada. Los colegios la fomentan y disfrutan,  y los disfraces y las golosinas en este día ya no sorprenden a nadie en estas fechas. Comercialmente nos hemos adaptado a la perfección y además el festivo de Todos los Santos facilita que las fiestas se hagan en su víspera. Sin entrar en consideración de cuáles son las raíces culturales y sociales de esta tradición no propia, pero asimilada con mayor o menor cargo de conciencia, sí que planteamos desde este blog una reflexión acorde con este momento.

El miedo es adaptativo, repetimos a los pacientes y en algunas ocasiones a nosotras mismas. Es sano asustarse y anticipar determinados peligros, para poder evitarlos o reaccionar a tiempo. La ansiedad, como expresión emocional del miedo, es inevitable y sana en muchas ocasiones. Pero sin embargo hay muchos momentos en los que nos hace sentirnos desbordados o nos hace perder pie de nuestra rutina. La ansiedad que nos sobrepasa  deja de ser una herramienta para convertirse en una carga, y es en ese momento en el que la ayuda profesional es posible que sea necesaria.

Sin embargo en Halloween festejamos el miedo. Nos gusta jugar con el miedo, reírnos de nuestros temores, asustarnos a propósito,  incluso plantear abiertamente la idea de la muerte ( foco de ansiedad existencial por antonomasia). Disfrutamos de esa sensación morbosa de observar nuestra propia emoción, como quien ante una película de terror cubre la cara con las manos, pero mira entre los dedos la siguiente escena. Igual sucede con los cuentos clásicos, que edulcoramos al contárselos a las nuevas generaciones, sin darnos cuenta que nos demandan justo esa parte que censuramos por «demasiado dura»,  esa parte, que les asusta al mismo tiempo que les atrae irremediablemente, y que no hay cuento clásico que no contenga. ¿Por qué han sobrevivido justo esas historias «infantiles» de muerte, maltrato, asesinatos, pérdidas, abandonos…? ( Véase los Tres Cerditos, Caperucita Roja, Blancanieves, Hánsel y Gretel,…) A lo mejor necesitamos de ellas de alguna manera, a lo mejor necesitamos de Halloween y de nuestro miedo…

¿Cómo somos cada uno de nosotros frente a su propio miedo? ¿Cómo somos ante el malestar? ¿Nos complacemos secretamente ante nuestro sufrimiento sin salir de nuestra zona de confort, festejándolo como en Halloween festejamos el miedo? ¿Será ahora el momento de apartar las manos de la cara y ver en su plenitud la imagen de lo que nos sucede y cambiar lo que queramos cambiar?

 

 

Fin de verano, comienzo de curso

Se acaba la época estival, septiembre llega con nuevos retos y propósitos

Como todos los años, el fin del verano se presenta como un periodo de despedidas y nuevos proyectos. El nuevo curso escolar claramente marca un nuevo comenzar, que se acompañaba del olor de los cuadernos por estrenar, con sus hojas en blanco llenas de promesas.

Con el paso del tiempo, la vida pasa de ser circular (en ciclos, de periodo escolar a vacaciones y vuelta a empezar) a volverse lineal, en una carrera hacia adelante, aunque sin duda septiembre sigue manteniendo para muchos de nosotros ese aire de nuevo comienzo, de reinicio de ciclo. No son pocas las personas que aún se organizan por la agenda escolar, de septiembre a septiembre, y que a pesar de no estudiar, se refieren a los cursos y no a los años para contabilizar su propio tiempo biográfico.

Comenzar una terapia psicológica tiene en muchos casos ese mismo significado de comienzo y cambio y es en este momento cuando muchas personas afrontan ese cambio que intuían necesario.

¿En que punto te encuentras tú respecto a eso que quieres cambiar y nunca parece ser el momento? ¿Será este?

Aquí estaremos, para lo que necesites.

Compass Psicología. Calle Princesa 25, Madrid.28008

Teléfonos de contacto:

675828443 o  687796577     consulta@compasspsicologia.com

La aventura de emprender una consulta de psicología

Hace ya varios años que comenzamos con esta aventura en Compass Psicología y ahora tenemos el honor de poder compartir con los psicólogos que están comenzando su carrera nuestra experiencia laboral y de emprendimiento, en colaboración con la oficina de orientación de la facultad de psicología de la UCM.

¿Qué contarles? Han sido años llenos de alegrías y de avances, pero también de dificultades y retos. Aunque en realidad, cuando el objetivo está claro, el camino se vuelve fácil a pesar de los obstáculos. Desde la primera persona que después de venir a las sesiones se sintió mejor y nos lo agradeció han ido sucediéndose muchos otros. El boca a boca ha sido nuestra arma más potente, que ha conseguido que casi 10 años después podamos dedicarnos a lo que era nuestra vocación sin apenas publicidad ni recursos, y no os podéis imaginar lo orgullosas que estamos de ello.

No hay nada como un trabajo bien hecho para sentirse satisfecho, así que por eso muchas gracias a todos los que confiasteis y cambiasteis vuestro modo de mirar y de hacer las cosas para conseguir estar mejor. Hicisteis un gran trabajo, gracias por dejarnos acompañaros en vuestro proceso. 

 

 Compass Psicología. Calle Princesa 25, Madrid.28008

Teléfonos de contacto:

675828443 o  687796577     consulta@compasspsicologia.com

COMPASS PSICOLOGIA

VIVIR UNA VIDA PLENA Y FELIZ ES POSIBLE. DESARRÓLLATE, CRECE, SAL A LA VIDA ¡Y DISFRUTA!

Bienvenidos a la página de Compass Psicología.  Te damos la enhorabuena porque si estás aquí es porque has decidido tomar las riendas de tu vida y pedir ayuda para superar algún problema que de alguna manera te está haciendo sufrir.

En Compass Psicología te ofrecemos un servicio integral de PSICOLOGÍA, consultoría y consejo. Somos PROFESIONALES SANITARIAS y nos avalan 10 años de experiencia en CONSULTA PSICOLÓGICA. Puedes conocernos más en quiénes somos.

Puedes contactar con nosotras en los teléfonos 675828443 o  687796577 o escribirnos un email a consulta@compasspsicologia.com.